Como en los cuentos….

Año 2010. Hace mucho, mucho tiempo, ó no.

Érase que se era una asociación cultural llamada Casa Color Mostaza. Tenía muchas voces, muchas ventanas y un único corazón movido por la pasión al teatro de todos sus habitantes. Para entrar a sus habitaciones sólo hacía falta una llave. Una llave sin peso, olor,forma, color o materia. Una llave invisible que te transportaba directamente hasta las entrañas de la casa: Un escenario, unos focos y una historia que contar.

En esa Casa Color Mostaza y en esa compañía de teatro -La Llave Invisible-, crecieron y crearon todos sus moradores durante cuatro años. Pero un día, tres de ellos jugaron a los exploradores y descubrieron un nuevo espacio más allá del murete del pasillo. Era una sala pequeña, acogedora, en apariencia vacía…sólo en apariencia. La llamaron Sala de Tres y soñaron…

Como en la geometría….

SALA DE TRES ha nacido siendo un triángulo equilátero con vocación de poliedro.

Cuesta más rodarlo que a una esfera formada por un círculo perfecto y sin aristas, pero la imperfección siempre ha sido mucho más divertida y sobre todo, más ajustada a la realidad. Ni la vida, ni la política, ni el humor, ni el arte es esférico.